Miradas parciales

“Yo no deseo que las mujeres tengan poder sobre los hombres, sino sobre ellas mismas”. 
Mary Wollstonecraft, filósofa y escritora inglesa del siglo XVIII.

unnamed

Las miradas que separan ciencias y letras. Las miradas que hacen de las ciencias unas pocas disciplinas… esas miradas nos hacen perder la gran aportación de las mujeres  a la ciencia.

Primero quiero hacer una reflexión acerca de la palabra ciencia.

Ciencia viene del latín scientia= conocimiento.  Ni más ni menos que un sistema ordenado de conocimientos estructurados que estudia, investiga e interpreta fenómenos naturales, sociales y artificiales.

Aquí está la primera tara.

Aquellos que piensan que Ciencia solo tienen que ver con el concepto parcial del conjunto de conocimientos relacionados con las matemáticas, la física, la química, la biología y la geología y otras materias que obedecen a leyes matemáticas y físicas.

Aquellos que ven, en su mente, una parcialización de la ciencia.

Eso es lo que echo de menos en la efemérides del 11 de febrero. A muchas científicas. Dónde están las arqueólogas, sociólogas, psicólogas, filólogas, economistas… esas grandes científicas que trabajan en otros laboratorios, más amplios y variables, como es la sociedad misma.

Mi pensamiento se hunde en el 39% de mujeres en la plantilla de científicos, investigadores y profesores del CSIC en el área de Humanidades y Ciencias Sociales.

Reivindico a mujeres como Madame Pompidou, Mary Leakey, Clarisa Francisca Josefa del Castillo y Guevara, Elisa Mújica, entre un gran elenco… Esas grandes olvidadas que, desde el campo de las ciencias sociales, desde lo cognitivo a lo ético, trabajan en las ciencias.

Son ejemplos de mujeres que se atrevieron a plasmar sobre el papel sus ideas y pensamientos. Pioneras de la literatura y de las ciencias que involucran al ser humano.

Hoy, 11 de febrero, debemos valorar a las mujeres que hacen ciencia, experimentales o sociales. A esas valerosas mujeres que, a pesar de los convencionalismos sociales, dejan de dedicarse únicamente al hogar o al convento y se involucran en la literatura, las artes y las ciencias.

Luchemos por poner cota a la desigualdad ante la elección de los estudios por parte de las niñas, y la poca visibilidad de las mujeres científicas.

Ampliemos el concepto ciencias. Inculquemos la necesidad de lucha contra aspectos sociales como la esclavitud, la pena de muerte y la discriminación social, aquí las ciencias experimentales poco tienen que hacer. Busquemos un concepto de ciencia amplio, incluyamos  las distintas realidades culturales y políticas y su aportación para que estos problemas sean conocidos. Apoyemos a su estudio científico que puede llevarnos a la superación de desequilibrios sociales.

Reivindico el papel de esas mujeres que, haciendo ciencias sociales, han recortado desigualdades y han clamado por la paridad de hombres y mujeres en el campo de la investigación profesional.

                                                                                                                            @camachomanarel